Esto es el comunismo

Esto-es-el-comunismo

Anuncios

Acerca de Luis Alberto Iglesias
Profesor, formador, traductor e intérprete. Liberal. Director comercial en www.elartedepresentar.com El conocimiento es la vacuna contra la ignorancia que vuelve a las sociedades presas fáciles de demagogos, totalitarismos e ideas incorrectas.

13 Responses to Esto es el comunismo

  1. Estimado profesor Alberto,

    Estoy muy agradecida con usted por compartir en la web sus opiniones sobre temas de educación. Yo también he ejercido como maestra en mi país, México, a personas que por su situación sociocultural no tienen fácil acceso a la educación.

    No obstante profesor Iglesias, me temo que exponer el comunismo en una simple viñeta, es un acto simplista.

    De antemano le aclaro que no soy comunista ni de izquierdas ni contestataria, ni revolucionaria.
    Más bien creo que decir que uno es de izquierdas o de derechas o comunista o capitalista, es hacer aseveración más que simplista y de dudosa veracidad.

    Seguramente, dentro de su amplia experiencia como profesor, habrá llegado a odiar el capitalismo. Un sistema que antepone los bienes materiales a los sentimientos.

    Mire usted a su alrededor: cuántos alumnos no abusan de otros a fin de controlar su hegemonía en el grupo. Y de esos, me he encontrado en países “desarrollados” y “no desarrollados”; en países con políticas de izquierdas y de derechas.

    Por ello, creo que el adjetivo de izquierdas o el de derechas (comunista y capitalista), son adjetivos inciertos.

    Yo, más bien diría: países en los que se permite el abuso y países en los que se persigue el abuso.

    Hace unos cuantos años, tuve la suerte de visitar tres países maravillosos, en los que el socialismo se aplicó: Hungría, Chequia y Eslovaquia.

    Para cuando fuí ya el telón de acero había caído (1989). Y mi visita fue esporádica. Insuficiente para conocer la realidad más profunda de la filosofía “comunista”. No obstante, mi familia política proviene de esa zona. Y ellos me llevaron a conocer ciudades que guardan como un valor la arquitectura y los aspectos artísticos monumentales.

    Esto, profesor Iglesias, me hizo valorar un aspecto: la educación. El valor que han dado a las generaciones preparadas en esa época, para proteger su pasado y proyectar su futuro.

    Aquí, en nuestra amada España, no valoramos esto. Nuestra educación esta orientada al “capitalismo”. Gracias a lo cual, nos hemos dado a la tarea de tirar los bellos palacetes antiguos para construir horribles y mal hechas casas adosadas.

    Hemos destruido el hábitat de inumerables especies para explotar terrenos para fabricar casas que no necesitábamos.

    En la costa Almeriense, hemos construidos invernaderos contaminantes donde explotamos subsaharianos para que nos recolecten la fruta y verdura que consumimos.

    Sé que su respuesta, y la respuesta de muchos será: en Hungría, Chequia y Eslovaquia también se explotan cosas. Y yo diré que: sí. Eso es una triste realidad. Pero no se trata de ver la paja en el ojo ajeno, si no la viga que nos ciega a nosotros.

    Don Alberto Iglesias, espero que me lea y me conteste. Mis intensiones no son contradecirle que si el comunismo y el capitalismo son o no de una forma o de otra. Más bien me gustatía matizar… Los sistemas económicos no son blancos o negros… O rojos y azules… En realidad son de colores. Y de unos colores asombrosos… aunque, desgraciadamente, esos colores se quiebran con un gris obscuro, producto del abuso de unos sobre otros.

    Reciba un abrazo y hasta pronto.

    Mi correo electrónico: gcastro37@hotmail.com

  2. JUAN ANTONIO says:

    Lo mas triste es que todavía, a estas alturas de la película, tengamos millones de imbéciles que siguen disculpando las infinidades de tropelías y crímenes protagonizados por estos amantes de la libertad. Pienso que el socialismo siempre ha sido una ideología nefasta. El que tenga tantos seguidores solo prueba la ingente cantidad de deficientes mentales que pueblan este planeta, llamado Tierra.

  3. Querida Sra.: Le agradezco su extenso comentario. Obviamente, no se trata ms que de una vieta que por fuerza simplifica la realidad y la lleva al absurdo con fines humorsticos. La realidad, lejos de resultar cmica, es terrible. Permita que ceda la palabra a otros mucho ms autorizados que yo para responder a sus observaciones. Me refiero al profesor D. Jess Huerta de Soto, cuya obra “Socialismo, clculo econmico y funcin empresarial” le invito a leer, pues comparto los argumentos que nuestro insigne catedrtico all expone. Puede encontrar el libro en formato pdf en su web http://www.jesushuertadesoto.com/ Entre en la seccin titulada “Libros en espaol” y pulse el enlace “Socialismo”. Puede leer todo el documento en lnea, aunque le recomiendo que lo descargue e, incluso, que lo imprima para mayor comodidad. De nuevo, gracias por su aportacin. Un saludo. Luis A. Iglesias

  4. Gracias por tus observaciones, Juan Antonio.

  5. Gracias don Alberto,

    Lo tomaré en cuenta. Un cordial saludo.

    Gabriela Castro

  6. pep says:

    Y que pasaría si dejásemos peleándose a los dos personajes de la primera viñeta, quiero decir… sin nadie que corte la escalera. Terminarían rompiéndola, se unirían para explotarla y alcanzar el fin? la desecharían?
    El monstruo más feroz de la Razón es el Estado, que desde su plataforma de violencia legitimada somete a un pueblo incapaz de enfrentarse a la incertidumbre que le acecha, que nos acecha. Personalmente siempre he creído en las buenas intenciones de aquellos que abrazaron el comunismo, pero otra cosa es que estén en lo correcto e ignorar que lo único que trae un estado tan dominante e intervencionista como el de estos regímenes no cree otra cosa que un infierno a corto plazo y un entumecimiento casi crónico a largo.

  7. Gracias por tu comentario, Pep.

  8. Willy Alcázar de Toledo says:

    Estuve en Hungría y Checoslovaquia en 1989 y 1990 y vi el estado lamentable, ruinoso, de las zonas históricas y monumentales, resultado de la miseria lograda por sus regímenes comunistas, admirables cuando de miserias se trata. Volví en torno a 2000 y el cambio había sido espectacular (aunque insuficiente, a fin de cuentas todo es mejorable).

  9. Gracias por tu comentario, Willy.

  10. pep says:

    y sin embargo se oyen voces desde China que hablan de la enorme brecha entre ricos y pobres abierta por la implantación de la educación privada, el abandono de personas no aptas para el trabajo en zonas alejadas de las grandes orbes. ¿Se supone entonces, y entiendo que el comunismo NO es la solución, que sólo unos pocos, y dependiendo, esto de en qué zona y en que seno familiar crezcan, podrán escalar el muro?

  11. Flames says:

    ¿Conocéis a algún comunista o ex-comunista humilde?

    ¿Conocéis algún país que haya abrazado el comunismo por medios democráticos? Lo curioso es que no solo se instaló el comunismo en los países después de una revolución, sino que lo que sucedía es que se lograba tras un golpe de estado después de la revolución.

  12. davidf says:

    la división de los factores de producción no permite alcanzar la cima que es la riqueza y los condena a la pobreza.

  13. pep says:

    por no hablar del intervencionismo tan absoluto. De todas formas me parece claro matizar que lo que hay de malo en el comunismo es el estatismo tan férreo, control de producción, control de mercancias, del mercado laboral, de lo que se come, se bebe, elevados muros fronterizos, y un modelo de autarquía. Pero alguien me puede decir qué diferencia habría con un socialismo de derechas, ya sea el nacismo, el franquismo o la dictadura india?
    y por cierto, realmente importa por qué medios llegan al poder?

A %d blogueros les gusta esto: