Aplica esta fórmula infalible y empieza a ahorrar todos los meses sin esfuerzo

Ahorrar es fácil

Siempre que hablo sobre ahorro con personas interesadas en mejorar su situación financiera alguien responde: «Pero yo no puedo ahorrar. Después de pagar todo, al final de mes no me queda nada». Esta queja, planteada habitualmente con insatisfacción y disgusto, es la expresión de un grave error que por desgracia está demasiado extendido. Permíteme que te lo explique.

Esto no es ahorrar

Para la mayoría de la gente ahorrar consiste simplemente en conservar en la cuenta corriente lo que queda a final de mes tras haber pagado todos los gastos. Veamos un ejemplo. Supongamos que ingresas en la cuenta 1.500 euros todos los meses y que gastas 800 en pagar el alquiler (demasiado respecto al ingreso total, pero eso es materia para otro artículo), 80 en gas y electricidad, 50 en el teléfono e Internet, 50 en transporte público, 250 en alimentación (incluyendo desayunos o almuerzos ocasionales en algún restaurante próximo a tu lugar de trabajo), 45 en el gimnasio, y 150 en salir con los amigos después de trabajar o los fines de semana. Al término del mes te quedarán solamente 75 euros. Si todos los meses ahorras esa cantidad, al final del año tendrás un remanente de 900 euros (75 euros x 12 meses). Si tienes en cuenta que es probable que tus gastos aumenten en diciembre para comprar regalos de Navidad, y en verano porque decidas pasar unos días de descanso en la playa o en la montaña, ese ahorro total anual de 900 euros puede disminuir ¡y hasta desaparecer! (Y date cuenta, por favor, de que no se me ha ocurrido sugerir siquiera que te endeudes para costear ninguno de estos gastos; eso sería una pésima decisión.) Esto no es ahorrar. Esto es gastar y, si queda algo, conservarlo para gastarlo más adelante.

Al actuar así estás colocando tus gastos en el primer lugar de tu lista de prioridades y el ahorro en el último. Tus gastos son los que mandan sobre tus finanzas, y así es normal que te sientas frustrado e impotente. Tu nivel de ahorro será imprevisible, puesto que unos meses conseguirás ahorrar un poco y otros nada en absoluto. Recobrar el control de tus finanzas te parecerá imposible, y será entonces cuando exclames (y con razón): «Yo no puedo ahorrar. Después de pagar todo, al final de mes no me queda nada». Así es imposible que construyas un fondo de emergencia que te permita mantener tu nivel de vida si tienes que dejar de trabajar durante un tiempo.

Pásate al ahorro automático

La clave para ahorrar todos los meses es convertirlo en algo automático que suceda antes de que gastes un solo céntimo. ¿Y cómo se hace eso? Muy fácil: en cuanto llegue el ingreso a tu cuenta, aparta una cantidad fija todos los meses (por ejemplo, no menos del 10%) y vive con el resto. Volviendo al ejemplo anterior: si ingresas 1.500 euros, aparta 150 y vive con 1.350. Casi no notarás la diferencia y enseguida te habrás acostumbrado a tu nuevo nivel de gasto. Para animarte, piensa que mucha gente ya vive mes a mes con ese dinero. Si ellos pueden, tú también. Es un procedimiento muy sencillo, como ves, pero debe ser automático: en cuanto llegue el ingreso a tu cuenta, aparta al menos un diez por ciento y ahórralo. Recuperarás el control de tus finanzas, el ahorro pasará a ser tu prioridad, y podrás disfrutar del resto de tu dinero sin angustia y sin sentimiento de culpa. Al cabo de un año habrás acumulado ¡1.800 euros! Por supuesto, ese dinero habrá estado generándote intereses en una cuenta remunerada durante todo ese tiempo. Y no te preocupes: aquí vas a aprender cómo ponerlo a trabajar para que rinda al máximo.

Un saludo muy cordial.

Luis A. Iglesias

Anuncios

Acerca de Luis Alberto Iglesias
Profesor, formador, traductor e intérprete. Liberal. Director comercial en www.elartedepresentar.com El conocimiento es la vacuna contra la ignorancia que vuelve a las sociedades presas fáciles de demagogos, totalitarismos e ideas incorrectas.

One Response to Aplica esta fórmula infalible y empieza a ahorrar todos los meses sin esfuerzo

  1. Pingback: Mitos sobre el ahorro que no debes creer (I) | Educación para la libertad

A %d blogueros les gusta esto: