María Blanco: «¿Por qué soy liberal?»

Antonio Escohotado: «El mundo progresa cuando los políticos duermen»

Fernando Díaz Villanueva sobre lenguaje y política

Fue la encarnación del Mal

Publicado en la web del Instituto Juan de Mariana el 26/11/2016, día de la muerte del dictador cubano.

Fidel Castro Ruz ha muerto. Y a su paso, sin temor a caer en simplificación alguna, deja un único legado, terrible y criminal como pocos: muerte, torturas, cárceles y miseria. Sin duda, en la siniestra liga de totalitarios del siglo XX, compitió con rivales de su nivel, pero a todos ellos, con la excepción de la dinastía norcoreana, vapuleó en longevidad. El régimen por él edificado se ha prolongado (y no sabemos muy bien cuál es su fecha de caducidad) a lo largo de más de 58 desesperantes e inacabables años.

Fidel Castro fue el comunismo y el comunismo es Fidel Castro. El paraíso en la tierra prometido por Marx y sus sucesores es la ergástula cubana: un sinfín de asesinatos perpetrados desde el poder político, total devastación del cuerpo social mediante el fomento de las delaciones —entre familiares próximos incluso— a través de los tristemente célebres comités de defensa de la revolución implantados en cada esquina, más de un 20% de la población asumiendo el riesgo de huir en balsa a Estados Unidos, un continuo empobrecimiento masivo (Cuba pasó de ser uno de los países más prósperos de Iberoamérica al furgón de cola mundial) y un largo y penoso etcétera de mentiras —la mentira siempre como arma revolucionaria— y conculcación de todas las libertades.

De ese infierno de igualdad y justicia social ha sacado provecho, como no podía ser de otra manera, la minoría política del Partido Comunista, que con mano de hierro se impuso sobre el resto de la población y que ha venido disfrutando de todo tipo de privilegios. El propio Castro, sin ir más lejos, acumuló una de las mayores fortunas personales del mundo.

Una última reflexión sobre el monstruo de Birán. A pesar de su ejecutoria, o tal vez por eso, fue un personaje, más allá de las fronteras cubanas, respetado y admirado por muchos. Que sobre sus conciencias cargue.

Carlos Alberto Montaner en el día de la muerte de Fidel Castro: «La Historia no lo absolverá»

Publicado por Carlos Alberto Montaner en Libertad Digital el 26/11/2016, día de la muerte del dictador cubano.

Fidel Castro ha muerto. ¿Qué leyenda de 10 palabras hay que poner en su lápida? “Aquí yacen los restos de un infatigable revolucionario-internacionalista nacido en Cuba”. Me niego a repetir los detalles conocidos de su biografía. Pueden leerse en cualquier parte. Me parece más interesante responder cuatro preguntas clave.

¿Qué rasgos psicológicos dieron forma y sentido a su vida, motivando su conducta de conquistador revolucionario, cruce caribeño entre Napoleón y Lenin?

Era inteligente, pero más estratega que teórico. Más hombre de acción que de pensamiento. Quería acabar con el colonialismo y con las democracias, sustituyéndolas por dictaduras estalinistas. Fue perseverante. Voluntarioso. Audaz. Bien informado. Memorioso. Intolerante. Inflexible. Mesiánico. Paranoide. Violento. Manipulador. Competitivo al extremo de convertir el enfrentamiento con Estados Unidos en su leitmotiv. Narcisista, lo que incluye histrionismo, falta total de empatía, elementos paranoides, mendacidad, grandiosidad, locuacidad incontenible, incapacidad para admitir errores o aceptar frustraciones, junto a una necesidad patológica de ser admirado, temido o respetado, expresiones de la pleitesía transformadas en alimentos de los que se nutría su insaciable ego. Padecía, además, de una fatal y absoluta arrogancia. Lo sabía todo sobre todo. Prescribía y proscribía a su antojo. Impulsaba las más delirantes iniciativas, desde el desarrollo de vacas enanas caseras hasta la siembra abrumadora de moringa, un milagroso vegetal. Era un cubano extraordinariamente emprendedor. El único permitido en el país.

¿Cómo era el mundo en que se formó?

Revolución y violencia en estado puro. Fidel creció en un universo convulso, estremecido por el internacionalismo, que no tomaba en cuenta las instituciones ni la ley. Su infancia (n. 1926) tuvo como telón de fondo las bombas, la represión y la caída del dictador cubano Gerardo Machado (1933). Poco después le llegaron los ecos de la guerra civil española (1936-1939), episodio que sacudió a los cubanos, especialmente a alguien, como él, hijo de gallego. La adolescencia, internado en un colegio jesuita dirigido por curas españoles, fue paralela a la Segunda Guerra (1940-1945). El joven Fidel, buen atleta, buen estudiante, seguía ilusionado en un mapa europeo las victorias alemanas. El universitario (1945-1950) vivió y participó en las luchas a tiros de los pistoleros habaneros. Fue un gangstercillo. Hirió a tiros a compañeros de aula desprevenidos. Tal vez mató alguno. Participó en frustradas aventuras guerreras internacionalistas. Se enroló en una expedición (Cayo Confites, 1947) para derrocar al dominicano Trujillo. Era la época de la aventurera Legión del Caribe. Durante el Bogotazo (1948), en Colombia, trató de sublevar una comisaría de policía. Los cubanos no tenían conciencia de que el suyo era un país pequeño y subdesarrollado. Como Llave de las Indias y plataforma de España en el Nuevo Mundo, los cubanos no conocían sus propios límites. Esa impronta resultaría imborrable el resto de su vida. Sería, para siempre, un impetuoso conspirador dispuesto a cambiar el mundo a tiros. No en balde, cuando llegó a la mayoría de edad se cambió su segundo nombre, Hipólito, por el de Alejandro.

¿En qué creía?

Fidel aseguró que se convirtió en marxista-leninista en la universidad. Probablemente. Es la edad y el sitio para esos ritos de paso. El marxismo-leninismo es un disparate perfecto para explicarlo todo. Es la pomada china de las ideologías. Fidel tomó un cursillo elemental. Le bastaba. Le impresionó mucho ¿Qué hacer?, el librito de Lenin. Incluso los escritos de Benito Mussolini y de José Antonio Primo de Rivera. No hay grandes contradicciones entre fascismo y comunismo. Por eso Stalin y Hitler, llegado el momento, cogiditos de mano, pactaron el desguace de Polonia. Los comunistas cubanos, como todos, eran antiyanquis y estaban convencidos de que los problemas del país derivaban del régimen de propiedad y de la explotación imperialista auxiliada por los lacayos locales. Fidel se lo creyó. Sus padrinos ideológicos fueron otros jóvenes comunistas: Flavio Bravo y Alfredo Guevara. Fidel no militó públicamente en el pequeño Partido Socialista Popular (comunista), pero su hermano Raúl, apéndice obediente, sí lo hizo. Allí se quedó en prenda hasta el ataque al cuartel Moncada (1953). Fidel se reservó para el Partido Ortodoxo, una formación socialdemócrata con opciones reales de llegar al poder que lo postuló para congresista. Batista dio un golpe (1952) y Fidel se reinventó para siempre, con barba y uniforme verde oliva encaramado en una montaña. Era su oportunidad. Había nacido el Comandante. El Máximo Líder. Sólo se quitó el disfraz cuando lo sustituyó por un extravagante mameluco deportivo marca Adidas.

¿Cuál es el balance de su gestión?

Desastroso. Prometió libertades a los cubanos, los traicionó y calcó el modelo soviético de gobierno. Acabó con uno de los países más prósperos de América Latina y diezmó y dispersó a la clase empresarial, pulverizando el aparato productivo. Tres generaciones de cubanos no han conocido otros gobernantes durante cincuenta y tantos años de partido único y terror. Extendió la educación pública y la salud, pero ese dato lo incrimina aún más. Confirma el fracaso de un sistema con mucha gente educada y saludable incapaz de producir, hambrienta y entristecida por no poder vivir siquiera como clase media, lo que los precipita a las balsas. Fusiló a miles de adversarios. Mantuvo en las cárceles a decenas de miles de presos políticos durante muchos años. Persiguió y acosó a los homosexuales, a los cultivadores del jazz o el rock, a los jóvenes de pelo largo, a quienes escuchaban emisoras extranjeras o leían libros prohibidos. Impuso un macho feroz y rural como estereotipo revolucionario. El 20% de la sociedad acabó exiliada. Creó una sociedad coral dedicada públicamente a las alabanzas del Jefe y de su régimen. Por su enfermiza búsqueda de protagonismo, miles de soldados cubanos resultaron muertos en guerras y guerrillas extranjeras dedicadas a crear paraísos estalinistas o a destruir democracias como la uruguaya, la venezolana o la peruana de los años sesenta. Carecía de escrúpulos políticos. Se alió a Corea del Norte y a la teocracia iraní. Apoyó la invasión soviética a Checoslovaquia. Defendió a los gorilas argentinos en los foros internacionales. El 90% de su tiempo lo dedicó a jugar a la revolución planetaria. Deja un país mucho peor del que lo recibió como a un héroe. La historia lo condenará. Es cuestión de tiempo.

Juan Ramón Rallo sobre el empresario extractivo y el capitalismo de amiguetes

Walter Castro: «Valores frente a ideas: órdenes espontáneos frente a órdenes perseguidos»